Tu hijo es una buena persona, por Dr. Carlos González

BebéHace poco encontré un artículo online en una página de una asociación de apoyo a la lactancia materna y me hizo volver a la época en la que mi marido y yo nos enteramos de que estaba embarazada y comencé a devorar libros relacionados con la crianza.

Uno de ellos fue Comer, Amar y Mamar, de Carlos González, que reúne sus tres libros más leídos: Bésame mucho, Un regalo para toda la vida y Mi niño no me come. Su lectura me hizo replantearme el concepto de crianza y me ofreció un punto de vista que desconocía y que, a día de hoy, puedo decir que me ha hecho disfrutar plenamente de la maternidad y ha creado un ambiente en el que el día a día es muy fácil.

Esos planteamientos de los que habla C. González en sus libros, no puedo decir que fueran totalmente desconocidos, pero sí eran ignorados por mí. ” Vivimos en un mundo hecho por los adultos, a la medida de los adultos”, esto nos lleva a amoldar  a nuestras necesidades las de los niños, que no coinciden con las nuestras, de ahí nuestra continua lucha. Esto nos lleva a la frustración y a la desesperación. Cambiemos la visión de las cosas, pongámonos las gafas de niños y dejemos que nos muestren su mundo. Cuando no encontramos algo, a veces funciona cambiar el punto de visión, como en la película El Club de los Poetas Muertos la escena en la que se suben a la mesa “Oh capitán, mi capitán”. Si no vemos algo, quizás es que desde donde miramos no se ve. La maternidad/paternidad es una experiencia maravillosa que merece la pena vivir en armonía, con comunicación y respeto.

Con este enlace quiero acercar estos pensamientos y proponer una lectura reflexiva y consciente. Estos puntos de vista coincidirán o no con los vuestros, pero me gustaría que fuérais conscientes de ellos.