Canciones para disfrutar con los bebés

Pienso que la música debe acompañarnos toda la vida, desde que estamos en el vientre de nuestra mamá. La música transmite, a cada persona de manera diferente, sensaciones: nos conmueve, nos alegra, nos da el empujón de energía para hacer algunas cosas. Con los bebés ese impulso es natural. Los bebés son “transparentes” a la música, lo llevan por instinto. Para ellos es divertida, es un juego, les relaja, les lleva a abrir los brazos y girar una y otra vez sin control, y un sinfín de cosas.Por eso creo que la música es un buen instrumento para disfrutar en familia, crear momentos de complicidad y de disfrute conjunto.

Así que aquí os propongo varias piezas de música clásica para que escuchéis y disfrutéis con vuestros hijos, sobrinos, nietos, ahijados o vecinos. Son piezas que creo que os resultarán fáciles para que inventéis bailes o acompañamientos rítmicos.

Sleigh ride de Mozart

Arabesques de Debussy

En un mercado persa de Ketelbey

Marcha turca de Mozart

Marcha turca de Beethoven

El reloj sincopado – Leroy Anderson

Can can de Offenbach

Pizzicato polka de Johann Strauss